Todos vienen a Santa Cruz, California

30-09-2017

 
Todos vienen a Santa Cruz, California
 

Según nos alejábamos más y más del Parque de Yosemite el paisaje se volvió seco. Cuando pasamos por la presa de San Luis parecía lunar. El calor del camino cambió radicalmente cuando llegamos a Aptos: ¡hacía frío en California! No nos lo podíamos creer.

El tiempo durante los días que hemos estado aquí han sido muy variado; unos días, niebla en Aptos, pero totalmente despejado en Santa Cruz, que está a tan solo unos seis kilómetros.

Sabíamos que el agua del Pacífico está fría, pero no tanto para no habernos bañado ningún día. Pero, aún con todo, no nos defraudó esta parte de California, hemos estado muy a gusto disfrutando de la naturaleza salvaje de Aptos. Algunas tardes paseábamos por la playa viendo cómo los pelícanos planeaban sobre el mar en busca de comida y, acto seguido, se tiraban en picado a por ella.

No sólo los pelícanos vienen en esta época a esta costa, sino también los leones marinos que vimos un par de días debajo del muelle de Santa Cruz, unos durmiendo, otros nadando.

Otros que emigran aquí son los hammingbird, unos colibríes que veíamos muy a menudo en frente de la casa en la que hemos estado de intercambio, comen sin posarse y salen disparados. Era imposible hacerles una foto.

También vimos en el Beaches Park mariposas monarca porque era la época en la que empezaban a venir a una pequeña área de eucaliptos y allí se quedan unos meses, huyendo del frío del Norte. Hay tantas que hasta las hacen una fiesta de bienvenida.

Santa Cruz es una ciudad con mucha vida en torno al surf. Cuando caminábamos por el paseo que recorre la costa vimos a varias docenas de surferos, todos con traje de neopreno esperando, sentados o echados en su tabla, la ola ideal en la que desplazarse hasta la orilla.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

América, Estados Unidos, California, Santa Cruz (California), Aptos, Ciudad, Océano Pacífico, Naturaleza

Comentarios