Torres del Paine: belleza colosal en la Patagonia Chilena

20-12-2016

 
Torres del Paine: belleza colosal en la Patagonia Chilena
 

Torres del Paine circuito W

El Señor de los Anillos se podría haber rodado aquí perfectamente. Enormes montañas nevadas, lagos azulados, ríos y glaciares, bosques encantados… todo esto fue lo que encontramos en nuestro trekking de 5 días por el Parque Nacional de Torres del Paine: Circuito W, una maravilla de la naturaleza en la Patagonia Chilena que nos ha dejado con la boca abierta.

Todo el mundo nos había dicho que era espectacular, pero no nos gusta crearnos muchas expectativas por miedo a decepcionarnos más tarde… Tenían razón: ¡es el parque natural más bonito que hemos visto! A veces parece como si lo hubieran diseñado artificialmente para gustar, con una atracción estrella para visitar cada día: unas torres altas y verticales de roca, un lago turquesa enorme, un valle rodeado 360º por montañas diferentes, un glaciar y una llanura interminable.

Todo esto por caminos de todos los colores que te llevan a través de escenarios de cuento que cambian drásticamente cuando menos te lo esperas: puedes estar subiendo una montaña árida de piedras enormes y de repente adentrarte en el bosque más espeso y con más vida que has visto jamás. ¡Estarías haciendo fotos todo el tiempo!

¡A menudo te quedas embobado mirando el paisaje y pensando lo feliz que eres por estar en ese momento y en ese lugar!

Por cierto, los colores que vimos y la magia que desprendía el valle no caben en una cámara compacta como la nuestra. Aún así esperamos que disfrutes de las imágenes. ¡Empezamos!

¿Puerto Natales o Punta Arenas?

Lo ideal es alcanzar Puerto Natales, el poblado más cercano (100 km “de nada”). Desde Ushuaia tuvimos que contratar un bus extraoficial que habían puesto excepcionalmente debido al colapso que había para salir del fin del mundo: la gente tenía que hacer más noches en Ushuaia a la fuerza porque no había buses suficientes para marcharse de allí. Al final la odisea de cruzar las fronteras, cambiar de buses y subirse a ferrys se volvió a repetir a lo largo de 20 horas (¡y  esta vez todas de día!).

El mismo trayecto tiene su penúltima parada en Punta Arenas, donde es recomendable bajar y hacer noche sólo si:


Comentarios

 
{% endblock }