Turismo Fluvial: Ser el capitán de tu propio barco

09-06-2016

 
Turismo Fluvial: Ser el capitán de tu propio barco
 

Imagina, recorrer los canales de Francia, llevando tu propia embarcación, siendo la capitana de tu barco o la grumetilla, no importa. Lo importante es la posibilidad de parar donde te apetezca, disfrutar del paisaje desde el río y llegar a preciosos pueblos o ciudades francesas para disfrutar de un animado ambiente y de una comida exquisita. No tienes que preocuparte de hacer y deshacer maletas ni de buscar hoteles, todo lo llevas contigo. Como una caravana pero en barco ¿A que te suena bien? Te contamos a continuación nuestra experiencia de navegar en barco por el Canal de Midi, Francia. Una experiencia divertida y estresante a partes iguales.

El turismo fluvial es un forma más de viajar y es tan recomendable como otra cualquiera. Yo he tenido la oportunidad de hacer cruceros fluviales en Egipto y en Rusia y la verdad es que he disfrutado mucho. Pero aquí se trata de ser tu propia capitana, patrona de barco o grumete de la embarcación. En esta experiencia, el barco lo llevas tú, el mantenimiento lo haces tú y el itinerario y las paradas las planeas también tú.

Desde que nos comentaron que existía esta opción nos intrigó y llenó de curiosidad. Estábamos deseando probarlo. También es verdad que nos creaba cierto respeto y nos intimidaba el hecho de no haber navegado nunca en nuestra vida, no somos marineros ni tenemos el título de patrón de barco, ni siquiera un curso de iniciación, nada de nada. Pero nos dijeron que no era necesario. Así que investigamos, buscamos, leímos y finalmente todo confirmaba que efectivamente no hacía falta tener conocimientos previos de navegación para llevar este tipo de embarcaciones.

Estábamos estresados por nuestros respectivos trabajos así que no nos apetecía hacer uno de nuestros típicos viajes de hacer kilómetros y kilómetros, haciendo y deshaciendo maletas, moviéndonos de un lado a otro. Queríamos algo tranquilo, muy tranquilo, que nos permitiera visitar varias ciudades, sin agendas, ni horarios, ni presiones, nada. Queríamos calma y mucho relax, así que nuestra opción fue esta. Pensamos que era el momento idóneo para optar por esta opción y aquí te contamos todo, lo bueno, lo no tan bueno y algunos consejos que a mí me hubieran venido bien saber antes de viajar.

Entramos en materia. De acuerdo que no es necesario tener título de patrón de barco pero por si las moscas escogimos un recorrido breve y fácil. Así, algo para abrir boca. Si la experiencia funcionaba ya nos veíamos recorriendo Francia, Alemania y Gran Bretaña a través de sus ríos. Estábamos entusiasmados.

Hay varias empresas que se dedican al turismo fluvial de este tipo. En otro países como Alemania o Francia es una opción tan común que las familias repiten año tras año y pudimos comprobarlo en los puertos donde atracamos con la gente con la que nos íbamos encontrando. Los puertos están completamente copados con los barcos de este tipo, lo que nos ha dado una idea de lo que mueve esta clase de turismo. Y es que es una experiencia, de eso no hay duda.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Europa, Francia, Canal de Midi, Barco, Naturaleza, Aventura, En pareja

Comentarios