Un día en San Luis Obispo, California

30-05-2018

 
Un día en San Luis Obispo, California
 

La última vez que estuve en California, me sorprendió encontrar que pueblos bellísimos se sucedían los unos a los otros como las luces en un caleidoscopio.

Es que esa región en particular de los Estados Unidos está llena de lugares especiales.

Cada tanto aparecía un nuevo paisaje recortado sobre el cielo azul de verano. La brisa fresca acompañaba el recorrido que hacíamos por las carreteras, guiados por la ilusión de sentirnos protagonistas de un road-trip, uno digno de la pantalla grande.

En un cambio constante, al panorama de las suaves colinas y de los amplios valles le sucedía el del mar y de los acantilados abruptos.

De todo eso, y más, mucho más, nos hablaba la bella California.

Fue así que descubrimos la tranquilidad de San Luis Obispo.

Ubicada a mitad de camino entre Los Ángeles y la bahía de San Francisco, esta población estaba en mi lista de visitas a hacer en no más de una jornada.

Sin embargo, apenas descubrí el territorio que la circunda y la atmósfera que la habita, resultó uno de esos lugares en los que valdría la pena hacer base para disponerse a conocer la región.

La ciudad es tan agradable. Su encanto supera su atractivo de alojar la famosa Cal Poly, la Universidad Politécnica de California o de ser la ciudad natal del simpático Zac Efron.

Uno de los sitios más pintorescos de esta ciudad con atmósfera hispánica es la misión católica San Luis Obispo de Tolosa. Construida en 1772, la parroquia de aires coloniales fue la quinta misión fundada en Alta California por el padre de la orden de los franciscanos, el padre Junípero Serra. La producción agrícola de la misión era muy importante en aquella época. La capilla y los jardines son de una gran sencillez y muy bonitos.

 


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

América, Estados Unidos, California, San Luis Obispo, Ciudad, Costa del Pacífico, Coche

Comentarios