Un viaje por el interior de la Península del Yucatán

13-06-2017

 
Un viaje por el interior de la Península del Yucatán
 

Casi no me podía creer que nos encontráramos en plena península de Yucatán, en pleno territorio maya. Yucatán es un nombre que veía cuando de pequeño jugaba a Age of the Empires, un juego de estrategia entre grandes civilizaciones, por el cual aprendí bastantes cosas sobre ellos sin casi quererlo, y cuando te pasa de pequeño es algo que se te hace algo así como algo lejano e inalcanzable, algo de películas y videojuegos. Pero aquí estaba, alcanzando de esos sueños que alguna vez de pequeño pensé que serían imposibles, pisar territorio que solo creía que se podía hacer en videojuegos. La mágica de viajar.

Los mayas son una de esas civilizaciones que se marcan en negrita en los libros de historia precolombina. Bien conocidos por su astucia en la construcción, agricultura y sus escrituras glíficas.

Volviendo a nuestra ruta mexicana, tocaba visitar otra ciudad la cual su centro histórico es patrimonio mundial de la UNESCO. Hemos visto ya unas cuantas de ellas durante nuestro viaje por el país. Atrás quedaron lugares como Guanajuato (mi favorita), Ciudad de México o Puebla.

Fueron 6 largas horas subidos en un bus desde Palenque y parando por lugares como Emiliano Zapata o Escárcega para bajada y subida de pasajeros.

Campeche

Para variar, el autobus ADO nos dejaba a las afueras del centro de la ciudad. Teníamos que buscarnos la vida para tomar un camión (bus), aunque eso no es nunca un problema en México. Todo está muy bien comunicado y casi nunca hay que esperar, siempre hay un bus disponible para no quedarse quieto pero nunca es fácil subirse con las mochilas en un lugar tan pequeño y con tanta gente como suele haber. Nos acercamos a una parada y enseguida pasa un furgón que nos deja en el mercado, lugar cercano al centro de Campeche.

Esta vez íbamos sin ninguna reserva de hotel, teníamos que buscar algo, ¡con el calor que hace por aquí! El estar dando vueltas con las mochilas no es que sea algo muy agradable, pero bueno, gajes del oficio. 

Preguntamos en varios hostales/hoteles pero lo más barato que conseguimos son 450 pesos para una habitación doble, hasta ahora no habíamos pagado más de 300. Se ve que Campeche es una ciudad cara, o más cara de donde habíamos estado anteriormente en México. Ya nos habían avisado que en la península de Yucatán era todo más caro.


Comentarios