Vigo y Rías Bajas, un respiro con olor a mar

21-03-2017

 
Vigo y Rías Bajas, un respiro con olor a mar
 

El puente de los Santos y un intercambio de casa nos han permitido el lujo de disfrutar durante cuatro días de otoño, en Vigo y parte de las Rías Bajas, de unas vistas extraordinarias, de una luz diferente y del sonido del cantarín acento gallego.

La lluvia no estuvo ausente pero también vimos el cielo azul y, de propina, un arco iris cada poco tiempo. Además las temperaturas son muy suaves para nosotros que estamos acostumbrados a Burgos.

Puebla de Sanabria, a mitad de camino entre Burgos y Vigo,  no puede dejar de visitarse por su entorno y su conjunto histórico. También merece la pena entrar en una panadería y comprarse unas mantecadas y almorzar una empanada.

El Castillo de los Condes de Benavente, siglo XV, se puede visitar. En él hay salas con información sobre la comarca de Sanabria y la Sierra de la Culebra. Subiendo por sus diferentes pisos se puede aprender sobre la fauna, la flora, la historia del castillo; las vistas desde su torre merecen la subida, que no es mucha.

Lo mejor de puebla de Sanabria, además de visitar el lago si hay tiempo, es callejear por sus calles declaradas Conjunto Histórico-Artístico, con blasones y balconadas en sus fachadas. Desde su muralla, lo poco que queda de ella y al lado de la Iglesia de Ntra. Sra. Del Azogue, siglo XII, se pueden contemplar una estupendas vistas de la comarca con el convento de San Francisco y el río en un primer plano.

http://www.turismosanabria.es/

VIGO

El primer día teníamos ansias de mar y paseamos desde Balaídos, donde teníamos nuestra casa de intercambio, hasta Bouzas con un poco de lluvia pero felices por ver la Ría de Vigo con las Islas Cíes al fondo. El Paseo de los Peces es una buena elección para ir a andar o correr.

Es mágico el anochecer, cuando se encienden las luces de Cangas y Moaña y te quedas envuelto por ese acogedor paisaje de mar y tierra en armonía.


Comentarios