Wellington, llegada a la isla norte de Nueva Zelanda

13-03-2017

La Aventura del Dragón
 (4/5)
 
Wellington, llegada a la isla norte de Nueva Zelanda

Wellington es la capital de Nueva Zelanda, y también el centro de las artes y la cultura del país. Se encuentra en el extremo sur de la isla norte, entre un gran puerto y pequeñas colinas verdes, y sobre una gran falla tectónica. Desde su puerto parten, o llegan, los ferries de Picton, en la isla sur.

El ferry procedente de Picton llegó al puerto de Wellington con media hora de retraso, a punto de anochecer. Fuera me esperaba Michael, quien se ofreció a ser mi anfitrión en la ciudad durante dos noches a través de couchsurfing. Subió a mi campervan y me guió hasta su casa, en Lower Hut, a unos 20 kilómetros del centro de Wellington.

Y es que el área urbana de la ciudad, conocida como Gran Wellington, incluye cuatro ciudades: la propia Wellington, que es su centro económico, Porirua al norte, y Lower Hutt y Upper Hutt al noroeste.

Para los que viajen en un vehículo, existen dos campings gratuitos cerca del centro de Wellington, uno antes de llegar al aeropuerto y otro algo más al sur. Pero ambos sólo son válidos para vehículos con baño dentro (self-container), es decir, caravanas. 

Michael era un hombre amable y educado, alegre, de trato muy fácil. Y su casa era una auténtica maravilla, situada en un lugar privilegiado con vistas espectaculares. Un tiempo atrás había comprado una entrada para el festival de cine que se celebraba aquella noche, así que confió en mí para dejarme solo, y me dio total libertad para cenar algo si tenía hambre. Como llevaba comida, sólo cogí algo de fruta. Y tomé una ducha caliente que me vino muy bien, porque empezaba a notar síntomas de resfriado. Esperé a que volviese para charlar un rato. 

Wellington, la capital de Nueva Zelanda

Al día siguiente finalmente no pudo acompañarme a visitar la ciudad porque estaba buscando trabajo, así que quedamos para la tarde. Como en el centro de Wellington no se puede aparcar gratuitamente, seguí su recomendación dejándolo en la calle Oriental Parade, al este del centro. Está a unos 10-15 minutos caminando del centro, pero merece la pena, por las vistas al resto de la ciudad y porque allí se encuentra el desvío hacia el mirador del Monte Victoria, que visité por la tarde. En otro blog leí que el aparcamiento también es gratuito en la calle Brooklyng, muy cerca de la famosa calle Cuba, pero no lo comprobé.


Comentarios