WINTER WONDERLAND

07-12-2016

 
WINTER WONDERLAND

Creemos que Winter Wonderland es para los British como el marmite: O lo adoras o no lo puedes ni ver. Y es que Winter Wonderland es mucho Winter Wonderland… así que, sin ser grandes fans de las multitudes, te recomendamos no perdértelo si estás en Londres en Navidad, mola 😉 

Lo que empezó en 2007 (este año habrá eventos especiales, pues celebra su décimo aniversario) como una pista de hielo y unos puestos en el famoso y céntrico Hyde Park, ha ido creciendo cada año hasta convertirse en una suerte de feria mezclada con el típico mercadillo de navidad alemán. Suele inaugurarse a mediados de noviembre y acaba después de Nochevieja, y abre de 10 de la mañana a 10 de la noche, aunque está cerrado el día de Navidad (como todo en Londres, ese día no hay ni autobuses, literalmente). 

Nosotros hemos ido todos los años desde que estamos aquí, por la mañana, por la tarde-noche, con amigos, solos… y el mejor consejo que podemos daros es que evitéis los fines de semana y las fechas más cercanas a Navidad, y por supuesto que siempre hay menos gente a primeras horas. Hay momentos en los que no es que no se pueda ni andar por allí, sino que hay colas de hasta una hora para entrar.

Lo más fácil es llegar en metro y las estaciones más cercanas son Hyde Park Corner (Piccadilly line), desde donde entramos directos al mercadillo y al Bavarian Village,  y Marble Arch (Central line),  aunque en horas y días concretos suelen estar a rebosar, por lo que es mejor utilizar otras un poco más lejanas, pero igualmente a poca distancia, como Bond Street (Central line), Green Park (líneas Jubilee, Piccadilly y Victoria), Knightsbridge o Victoria (líneas Victoria, District y Circle).

Aunque la entrada es completamente gratuita, las más de 100 atracciones disponibles hay que pagarlas, y esto se hace como en la feria de toda la vida: Vas a la taquilla, compras tu “token”, haces cola, das el token y ¡para arriba!  Aunque en un principio pueda parecer que la idea de una feria de navidad va dirigida sobre todo a los peques de la casa, hay atracciones muy, muy fuertes, como la lanzadera o diferentes “palos” que van girando y te suben tan alto que ves medio Londres (si aguantas con los ojos abiertos, claro), además de un par de montañas rusas, con sus loopings y todo… definitivamente, no sería la mejor idea subirse a alguna justo después de haber comido.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Europa, Reino Unido, Inglaterra, Londres, Ciudad, Navidad

Comentarios