Aguas Dulces: entrenando para el apocalypsis

20-12-2016

 
Aguas Dulces: entrenando para el apocalypsis
 

Acompáñanos en nuestra insólita visita a la Reserva ecológica La Laguna, en Aguas Dulces, Uruguay, donde pasamos tres de los días más especiales de nuestra vuelta al mundo, ¡durmiendo con caballos salvajes!

Reserva ecológica en Aguas Dulces ¡Cuidado, este post hará que quieras ir a Uruguay!

Nos despedimos del Hostel de la Viuda como si los conociéramos de mucho más que 4 días. De hecho todos los huéspedes se despedían con fuertes abrazos, quizás por el simbolismo de las fechas navideñas que habíamos pasado juntos en vez de con la familia, o porque desde que llegas al Hostel de la Viuda el personal te trata tan bien que te hace sentir como si estuvieras en una casa con tus amigos. Sea como sea ha sido uno de los mejores sitios donde hemos dormido, ¡así que lo recomendamos con los ojos cerrados!

Nos llevaron a la estación de Punta del Diablo  y allí compramos los billetes para los dos buses que nos llevarían a nuestro próximo y cercano destino: Aguas Dulces. El segundo bus siempre espera a que llegue el primero para que la gente haga el transbordo, así que no os preocupéis si hay un poco de retraso, no os dejarán en tierra.

Llegamos a la agencia de autobuses (por cierto, hemos probado casi todas y son buenas y no muy caras) y les pedimos que nos llamaran a nuestro nuevo destino para que nos vinieran a buscar. Había más de 2 km andando con las mochilas a pleno sol y las indicaciones de la web auguraban pérdida segura, así que pensamos que era necesario. De todas maneras, si llegábamos por nuestro pie a la Reserva ecológica La Laguna (sí, nada de hostel esta vez), debíamos llamar al llegar a la valla y no teníamos teléfono (sólo whatsapp si hay wifi) así que teníamos que llamar sí o sí para que vinieran. Y menos mal, porque el caminito se las trae…

Llegada a la reserva natural del apocalypsis

La reserva era una gran extensión salvaje junto a una laguna, con decenas de caballos en libertad, y donde puedes pernoctar en unas cabañitas sin luz ni agua corriente. Por supuesto no hay internet. Sonaba muy Robinson Crusoe, y nos apetecía probar… aunque con dos noches hubiera bastado, el mínimo era de 3, así que ya nos podía gustar o lo íbamos a pasar mal.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

América, Uruguay, Rocha, Castillos, Aguas Dulces, Reserva Ecológica La Laguna, Naturaleza, Aventura, Mochilero, Low cost

Comentarios