De cuando conocimos el Teatro Negro en Praga – Día 8 Un adiós muy especial

02-08-2017

 
De cuando conocimos el Teatro Negro en Praga – Día 8  Un adiós muy especial
 

Todo lo bueno acaba y este iba a ser nuestro último día en Praga.

Para hoy habíamos dejado el día libre y lo único que queríamos hacer era pasear sin ninguna prisa por esos lugares que nos habían encandilado estos dos días atrás y terminar de ver aquello que se nos había quedado pendiente. Esto es algo muy recomendable ya que, normalmente, cuando uno visita una ciudad, intentamos ver el máximo número de cosas en los días que vamos a estar allí, y muchas veces nos olvidamos de pasear tranquilamente y saborear aquellas cosas que tanto nos han gustado días atrás. Es en estos días, en los que normalmente nos damos cuenta de detalles que antes se nos habían pasado por alto. Así que tenedlo en cuenta, e intentad reservar un día para pasear sin prisas por la ciudad.

Dicho esto, nuestro despertador volvía a sonar temprano (¿hemos dicho ya que nos encanta madrugar estando de viaje? jejeje) y en apenas 20 minutos (esto con niños es una quimera….) ya estábamos tomando nuestro obligatorio desayuno. Con el estómago satisfecho, desplegamos nuestro mapa y empezamos a ver por donde íbamos a comenzar el día. Tras unas cuantas dudas, finalmente optamos por la plaza Wenceslao que estaba a escasos 5 minutos del hotel.

Plaza de Wenceslao

Ubicada en el que fuera el antiguo Mercado de Caballos allá por el año 1348, sin ninguna duda, se trata del corazón político de la ciudad e incluso del país.

En esta plaza han ocurrido hechos tan importantes como:

Proclamación de la independencia de Checoslovaquia en el año 1918

Fue usada por los nazis para manifestaciones. En dicha plaza, los nazis establecieron almacenes tras la conocida como la Insurrección de Praga, durante la cuál, el pueblo checo trató de sacudirse el dominio nazi.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Europa, República Checa, Praga, Ciudad, Escapadas

Comentarios