Destinos para hacer un viaje "Slow"

28-10-2018

 
Destinos para hacer un viaje "Slow"
 

Una forma de diferenciarse basada en la responsabilidad social.

El fenómeno “citieslow” o ciudades lentas nació en Italia en 1999 fue inspirado por Slow Food, un movimiento enogastronómico nacido en 1986, liderado por Carlo Petrini  y que surgió como protesta por la apertura del primer Mc Donalds en Roma y que hoy en día cuenta con 100.000 activistas de 150 países organizados en células locales denominadas «convivia». 

Elegir un destino Slow para unas vacaciones o una simple escapada garantiza una experiencia no solo turística sino también gastronómica. Existen en todo el mundo 176 destinos Slow, de las cuales 6 se encuentran en España: Begur, Pals, Bigastro, Lekeitio, Mungia, y Rubielos de Mora.

Una ciudad lenta es aquella que lleva a cabo una política medioambiental sostenible, valora el territorio frente a su ocupación, excluye el comercio de productos transgénicos y promueve la hospitalidad y el respeto a las tradiciones culturales. El turista que busca y visita destinos Slow es más experiencial, busca recobrar valores perdidos como la amabilidad, la gastronomía autóctona, la artesanía local y la naturaleza en estado puro.

Es una tendencia en auge movida por la necesidad del ser humano de redescubrir lo auténtico y local, recuperar valores perdidos o difíciles de encontrar en la gran ciudad y en el agresivo y desnaturalizado sistema capitalista y consumista. La población de una ciudad Slow en ningún caso debe superar los 50.000 habitantes, cifra que se considera límite para una vida ordenada y sustentable.  Algunos requisitos para ser considerado un destino Slow son imprescindibles, tales como : el fomento del reciclaje y el voluntariado social por parte del ayuntamiento.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Europa, España, Cataluña, Girona, Begur, Pals, Comunidad Valenciana, Alicante, Bigastro, País Vasco, Vizcaya, Lequeitio, Munguía, Aragón, Teruel, Rubielos de Mora, Consejos para viajar

Comentarios