Empieza la aventura: Maputo – Inhambane – Tofo (Día 2)

14-07-2015

Gastando suela
 (4/5)
 
Empieza la aventura: Maputo – Inhambane – Tofo (Día 2)
 

Como en Mozambique las distancias son largas y para llegar a Inhambane tardábamos unas 7 horas en coche desde Maputo, teníamos la intención de coger pronto la carretera…

En invierno, la vida en la ciudad comienza muy pronto, ya que amanece en torno a las 6:30 y se hace de noche sobre las 17:30. Nosotros, no sin gran esfuerzo, conseguimos ponernos en marcha a las 8:30, después de un gran desayuno bajo la acacia. Todo un lujo empezar así el día.

Salir de Maputo lleva su tiempo y, a medida que vas acercándote a las afueras ves cómo el paisaje comienza a ser más y más descuidado. Más caos, más desorden, más barriadas… Por otro lado, moverse por Mozambique es bastante fácil. Una sóla carretera ‘nacional’, la EN-1, transcurre casi paralela a la costa por el sur. Es la única carretera en condiciones, así que mientras tus destinos se encuentren cerca de ella no hay lugar a pérdida. En contra de lo que nos imaginábamos (primerizos en África), el estado de la carretera es bastante bueno, aunque una vez la abandonas puedes encontrarte de todo: carreteras en peor estado, o directamente caminos de tierra y arena.

Dicen que uno de los mayores problemas que tiene el país es la policía, que es muy corrupta y a la mínima oportunidad te para e intenta sacarte un soborno (más adelante aprendería que allí, la propia policía se refiere a él como un refresco, cosa que hay que saber no sea que te pidan un refresco y vayas a ofrecerles coca-cola). Nosotros, aunque en el viaje vimos muchos controles, únicamente nos paró uno una noche para intentar colarnos que íbamos a 106 km/h en un lugar de 60 km/h, a lo que nuestra conductora respondió que era imposible y que enseñaran la foto (que no tenían), con lo que no insisitieron más y nos dejaron pasar. (Esto lo escribía a día 4 de viaje, todavía nos esperaba una sorpresa más con la policía, aunque la Sara de ese día no lo sabía)

Por otro lado, una de las cosas que me gustó es el código de hermandad que había en la carretera, y es que entre los coches se van haciendo señas para avisar de la policía. Así si un coche que nos venía de cara, hacía parpadear las luces del coche sin ninguna razón aparente, normalmente significaba que la policía andaba cerca y que fueses con cuidado. ¿Y por qué la policía es tan corrupta? He aquí la gran pregunta…. Se ve que la historia está en que cobran muy poco, así que aprovechan al máximo los sobornos para poder completar su sueldo y ganar más a final de mes.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

África, Mozambique, Maputo, Inhambane, Océano Índico, Ciudad, Naturaleza, Coche

Comentarios