Fez: Qué ver y hacer en la medina milenaria de Marruecos

09-07-2017

 
Fez: Qué ver y hacer en la medina milenaria de Marruecos
 

No hay nadie que deje de sentirse abrumado por la gran medina de Fez. Las callejas y mezquitas de esta ciudad del centro de Marruecos, nos teletransportan mil años atrás a través de edificios e imágenes que parecen ancladas en el tiempo. Aquí los oficios de antaño no han dejado paso a las nuevas tecnologías y el medio de transporte más utilizado dentro de la medina, sigue siendo el pobre burro que carga kilos a sus espaldas sin rechistar. Bienvenidos a la zona peatonal más grande del mundo y a un laberinto imposible del que escapar!

Al otro lado del estrecho, la vecina Marruecos representa un día a día totalmente diferente al que estamos acostumbrados en Europa. Apenas 15 km separan dos mundos tan distintos, es aquí donde la frase “tan cerca y tan lejos” cobra su máximo sentido. En el centro norte del país, habiendo dejado atrás el Valle del Rif y todavía lejos del Sáhara nos encontramos con Fez, una de las cuatro ciudades imperiales de Marruecos junto con Meknes, Marrakech y Rabat.

Cómo llegar a Fez

La ciudad está bien conectada por cualquier medio de transporte. Si bien la mayoría de la gente llega al mismo Aeropuerto de Fez-Saïss, la red de autopistas del país te permite llegar a Meknes en una hora y a Rabat en poco más de dos horas por la A2 mediante los buses. Si se sigue hasta el norte por la A1 se puede llegar hasta Tánger en cinco horas y si se va hacia el sur por la A3 a Casablanca en algo más de tres horas. Los buses más populares son los de la compañía CTM, aunque de cada una de estas ciudades salen con mucha más regularidad otras empresas más pequeñas.

En nuestro caso, para complicar las cosas veníamos desde Chefchaoen, situado en mitad de las montañas del Rif. El viaje desde aquí tardó unas cinco horas por unas carreteras de montaña interminables y una parada intermedia. El trayecto cotaba 60 MAD con una empresa privada o 75 MAD con la CTM.

Otra opción muy práctica para llegar a Fez desde Meknes, Tánger, Rabat o Casablanca es el tren, muy puntual, cómodo y un poco más rápido que el transporte por carretera. 


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

África, Marruecos, Fez-Bulmán, Fez, Ciudad, Autobús, Escapadas

Comentarios