Galle: La joya colonial de Sri Lanka

19-11-2017

 
Galle: La joya colonial de Sri Lanka
 

Si quieres vivir un salto atrás en el tiempo en tu viaje a Sri Lanka, te recomiendo que te pierdas por las calles del viejo fuerte de Galle en el suroeste de esta isla. Te sentirás como uno de esos marinos europeos que desde el siglo XVI hicieron de esta población el mayor puerto comercial de Sri Lanka. 

Tras nuestro paso por Negombo y Bentota, Galle fue nuestra tercera parada en nuestro recorrido de un mes por Sri Lanka.

La totalidad de los viajeros con los que nos encontramos en esta isla coincidieron en afirmar lo mismo: A todos les hubiera gustado haber pasado más tiempo en esta localidad.

¿Qué tiene de especial Galle que es capaz de seducir a todo el mundo?

Aquí no encontrarás grandiosos monumentos, kilómetros de playas de arena blanca, parques naturales, centros comerciales o fiestas y vida nocturna...

Lo que sí encontrarás es un lugar para ser disfrutado sin prisas por todos los sentidos: pasea por el viejo fuerte, párate a tomar un batido de frutas, haz fotos del antiguo faro recortándose sobre las nubes o disfruta de la puesta de sol desde uno de sus bastiones.

Lo bueno del Fuerte es que no es una zona histórica desprovista de vida. Está llena de hoteles, tiendas, cafés, restaurantes… pero que han sabido respetar y adaptarse a la arquitectura colonial, preservando el aspecto original de esta ciudadela. Eso hace que siempre esté animada, un lugar donde locales y viajeros pueden disfrutar de este ambiente tan especial.

¿Qué hace de Galle una ciudad tan especial?

Si te apasiona la Historia como a mi, encontrarás muy interesantes los orígenes de Galle, que están envueltos en multitud de leyendas.

Galle era conocido como el antiguo puerto de Tarshish, del que el Rey Salomón importaba marfil, pavos reales y canela.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Asia, Sri Lanka, Galle, Ciudad, Océano Índico

Comentarios