La calle Barkhor el corazón de Lhasa en China

07-12-2019

 
La calle Barkhor el corazón de Lhasa en China
 

Hoy os voy a hablar de una calle muy especial, la calle Barkhor en Lhasa.  Esta no es una calle cualquiera, sino que posiblemente sea una de las calles del mundo en la que con más fuerza se siente la fe y la espiritualidad o al menos así me lo pareció a mí.

Llegar a Tíbet no pudo ser más complicado. Después de un viaje entre surreal y rocambolesco, que os contaré en otro momento, logramos aterrizar en el aeropuerto de Lhasa, por fin estábamos en el Tíbet.

Nuestro alojamiento se encontraba en el casco antiguo de Lhasa, nos alojamos en el Shambhala Palace Lhasa Tíbet. Un hotel encantador de estilo tibetano situado en una de las calles aledañas a la calle Barkhor. Nos había costado tanto llegar a Lhasa que solo deseábamos recorrer la ciudad, así que nada más dejar el equipaje en el hotel salimos a la calle.

Desde la ocupación china en 1951, tanto el Templo Jokhang como la calle Barkhor, se convirtieron en un icono de la identidad tibetana y en un símbolo de su cultura. Aquí se han producido multitud de incidentes y es en este lugar, dónde ha habido más muestras de la resistencia tibetana frente a la ocupación, como las autoinmolaciones de monjes tibetanos.

Esta calle no solo es un símbolo religioso, sino que representa también un papel político de resistencia. Por todo esto, es una zona hiper vigilada y super controlada por el gran hermano amarillo, que ejerce un control total sobre todos los que entran y salen de aquí. 

Andamos unos metros y nos topamos con un arco de seguridad vigilado por militares chinos que controlan el acceso a la calle Barkhor. Tras pasar nuestras mochilas por el escáner y después de que los militares revisaran nuestros pasaportes y los permisos para estar en el Tíbet, entramos en otro mundo, en el de la calle Barkhor.

La calle Barkhor aún conserva la esencia y autenticidad de lo que fue la antigua Lhasa. Pervive sobre todo en sus gentes, en los peregrinos tibetanos procedentes de todo el país, la mayoría ancianos, que continúan haciendo la peregrinación del Kora como desde hace miles de años, sobre el desgastado pavimento de esta calle, pulida por el paso de fieles durante miles de años.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

China, Región Autónoma del Tíbet, prefectura de Lhasa, Lhasa, Ciudad, Asia

Comentarios