La hospitalidad de los kurdos en primera persona

06-12-2016

 
La hospitalidad de los kurdos en primera persona
 

Nos levantamos temprano en la mañana en el medio de una plaza en la ciudad de Qazvin. Había sido nuestra primera noche en Irán y todo había salido bien. Desarmamos la carpa, fuimos a comer algo y esperamos en la plaza para encontrarnos con Ana, la chica española con la que íbamos a recorrer este curioso país por las siguientes 3 semanas.

Anita había volado directo desde España para viajar con nosotros por Irán. Ella había conocido a Agustín en un viaje por el Sudeste Asiático un año antes y yo había conocido a Agustín 45 días atrás en un hostel en Estambul. Todos viajeros, todos aventureros, decidimos explorar Irán haciendo autostop.

Como ya no teníamos tiempo de ir a nuestro siguiente destino, decidimos dar unas vueltas por Qazvin. No había mucho para hacer. Pero en uno de los lugares que estábamos visitando se nos acercaron dos chicos y nos ofrecieron mostrarnos un poco la ciudad. Aceptamos felices y nos llevaron a varios lugares y también me ayudaron a configurar mi sim card para poder estar comunicado en el país. Unos genios.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Asia, Irán, Qazvin, Región de Kurdistán, Sanandaj, Ciudad, Autostop, Camping, Aventura, Mochilero

Comentarios