La mágica isla de Skye, "la isla de la niebla"

18-04-2016

 
La mágica isla de Skye, "la isla de la niebla"
 

En esta ocasión nos acercaremos a la costa noroeste de Escocia a explorar la isla de Skye, una de las más grandes y visitadas de Escocia. Concentra en muy pocos kilómetros algunos de los paisajes naturales más impresionantes de estas tierras donde se encuentran espectaculares acantilados, pequeñas aldeas y valles recónditos.

Para los celtas estas tierras eran un lugar poblado por seres mágicos y sobrenaturales

La isla está repleta de bellos lugares y rincones mágicos donde muchos de sus pobladores todavía siguen hablando el gaélico. Skye quiere decir "niebla" y es que esta tierra tan inhóspita recibe al visitante durante la mayor parte del año con lluvia intensa, fuertes vientos y niebla. Así que he de decir que me sentí afortunada porque durante los dos días que pase en la isla, la climatología me regaló unos días estupendos donde disfruté de sus bellos paisajes.

Para acceder a la isla Skye hay que hacerlo en vehículo cruzando el Skye Bridge, un puente construido en 1995 que la une a tierra firme o a través de algún ferry desde alguna localidad cercana. Una vez atravesado el puente estaremos dispuestos a descubrir todos sus encantos y disfrutar de su maravillosa naturaleza. Lo más recomendable es dar la vuelta completa a la isla que dependiendo lo que queráis ver se puede hacer perfectamente en un día aunque quizás haga falta mucho más para poder descubrir los innumerables tesoros que esconde.

Se puede empezar por su capital, Portree, la población más grande de la isla habitada por 2.500 habitantes. Es un típico pueblo marinero con un pintoresco puerto donde abundan las casas de colores que le dan cierto encanto. En él, se encuentran varios restaurantes y pubs donde disfrutar de una suculenta comida escocesa y terminar la jornada tomándose unas cervezas o algún que otro whisky.

Las escasas carreteras son estrechas aunque también hay que decir que son muy tranquilas con poco trafico, así que conducir por ellas y parar en los puntos que más os gusten, os aseguro que van a ser muchos. Cualquier ruta que escojáis os acabará llevando a enclaves tan privilegiados como las formaciones rocosas del Old Man of Storr o a los acantilados de Kilt Rock, en el norte de la isla donde una cascada de más de 50 metros se precipita al mar. Hay un mirador desde donde ver los acantilados y la cascada. 


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Europa, Reino Unido, Escocia, Islas Hébridas, isla de Skye, Portree, Ciudad, Naturaleza, Coche

Comentarios