La Mezquita de Córdoba, del esplendor omeya a la majestuosidad cristiana

18-06-2019

Worldkers
 (3/5)
 
La Mezquita de Córdoba, del esplendor omeya a la majestuosidad cristiana
 

La Mezquita Catedral de Córdoba, la tercera más grande del mundo, es uno de los monumentos más visitados de la geografía española porque aúna entre sus muros restos de distintas culturas y civilizaciones que habitaron esta ciudad milenaria. Sus primeros vestigios demuestran que hubo una basílica visigoda en sus inicios; posteriormente, empezó a construirse como mezquita en el año 785.

Fue en esta época cuando tuvo su máximo esplendor, durante la etapa musulmana de la antigua Al-Andalus, en la que sufrió distintas ampliaciones por parte de los califatos de Abderramán I, Abderramán II, Abderramán III y Almanzor que le dieron su particular fisonomía de columnas y numerosos arcos, tanto de herradura como polilobulados, propios de los omeyas.

En 1238 fue consagrada como catedral, tras la reconquista de la ciudad para la cristiandad por Fernando III de Castilla, apodado ‘El Santo’. En ese momento, los cristianos decidieron conservar la mezquita en vez de destruirla, pero le añadieron numerosos elementos arquitectónicos propios de la cultura cristiana, con la construcción de nuevas capillas.

Fue declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco en 1984 y está ubicada en un casco histórico de incalculable valor, también nombrado Patrimonio Mundial en 1994, junto al popular barrio de la Judería, salpicada de recovecos, callejuelas y plazas donde se respira a historia y pasado.

Las entradas para la Mezquita de Cordoba se adquieren en el Patio de Los Naranjos, al precio de 10 € por persona (hay tarifa reducida a 5 € para niños de 10 a 14 años y discapacitados, mientras que la entrada es gratuita para los nacidos y/o residentes en Córdoba, menores de diez años y titulares de la tarjeta ‘Andalucía Junta Sesenta y Cinco’).

Las entradas para entrar en la Mezquita de Cordoba pueden adquirirse vía online en la web www.cordobatickets.com o si prefieres hacerlo en persona también se pueden adquirir en las taquillas de la misma. 

Recientemente, en noviembre de 2014, se ha abierto al público la Torre Campanario, desde donde puede observarse la ciudad desde el mirador de más altura de la capital cordobesa. No sólo se pueden ver las principales iglesias, palacios y casas señoriales del casco histórico, sino también se puede disfrutar de una visión distinta del conjunto monumental de la Mezquita Catedral. La entrada al campanario es de 2 € por persona, aunque los nacidos y/o residentes pueden entrar gratuitamente.

Pero, además, el Cabildo Catedral de Córdoba ha puesto en marcha una nueva forma de conocer el monumento con la visita nocturna denominada ‘El alma de Córdoba’. Consiste en un viaje sensorial que comienza en el patio de los Naranjos y continúa por el interior del templo conociendo toda su historia mediante un montaje audiovisual aderezado con luz, sonido y proyecciones que destacan cada uno de los elementos arquitectónicos que la hacen única en el mundo. Además, poseen un sistema de audioguías en 9 idiomas diferentes (español, inglés, francés, alemán, italiano, portugués, japonés, árabe y ruso).

No obstante, Córdoba alberga otros atractivos que hacen su visita obligatoria en cualquier época del año si alguien se pregunta que hacer en Cordoba. A escasos metros de la Mezquita y en plena Judería se encuentra la Sinagoga, que desde finales del siglo XIX es un Monumento Nacional. Muy cerca se encuentra el Alcázar de los Reyes Cristianos, donde los salones, patios y jardines ofrecen una visión global de la historia de la arquitectura desde la época visigoda, romana y musulmana, entrelazadas magistralmente para convertirse en un edificio plenamente fusionado y aderezado con los olores de la variada vegetación que la adorna.

 


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Andalucía, España, Europa, Córdoba

Comentarios