Las Hermanas Del Olmo-Toribio presentan: Cairns y sus alrededores

15-10-2018

 
Las Hermanas Del Olmo-Toribio presentan: Cairns y sus alrededores
 

Hola de nuevo familia, tras algunos meses desaparecida por aquí vuelvo con una publicación cargada de anécdotas y lugares idílicos. Tras unos meses de estudio y trabajo por fin ha tocado viajar y conocer un poquito más de este gran país. En esta ocasión conté con la compañía de Yoli: amiga, compi de casa y hermana. Juntas hemos volado hasta Cairns, una ciudad al noreste de Australia famosa por ser uno de los mejores puntos para visitar la Gran Barrera de Coral Australiana. Efectivamente nuestro principal objetivo era visitar el coral y ya de paso descubrir toda esa zona. Para ello contamos con la ayuda de Curra, nuestra fantástica "caravana" del 97. ¿Por qué Curra? simplemente era blanca, le faltaba la cresta de arcoíris para ser Curro. Durante el viaje tuvimos un fiel compañero que aparecía nada más empezar el día, un pavo y era señal de buena suerte, la mañana que no aparecía junto a curra algo malo pasaba. 

El primer día fue toma de contacto con Curra, Cairns y por supuesto visitar a María. En general la ciudad (Cairns) no vale mucho la pena, es como un Benidorm añejo, tiene un bonito paseo marítimo y ya. La gente era muy agradable, nos dimos cuenta durante el viaje que Sydney es un mundo a parte, la gente fuera de la gran ciudad es más abierta, amable, simpática... son amor en todos los sentidos. Nada más llegar fuimos a una de las miles agencias de información al turista y nos atendió un muchacho muy apañado que nos recomendó una de las mejores compañías para visitar el coral y además nos medio planeo la semana, nos dio muchos consejos y rincones no orientados al turismo de masas, acertó en cada uno de ellos. 

El primer día decidimos dormir en un Parking junto a otra caravana, un parking todo iluminado, una trampa asegurada para ser pillados por la policía y efectivamente a las 5 am teníamos a dos amables policías que simplemente nos pidieron abandonar el parking. Decidimos conducir hacia Glacier Rock pero un tronco en el camino impidió tomar esa ruta, finalmente visitamos unas cascadas y decidimos hacer otra ruta que sorprendentemente acabó en el Glacier Rock, casi 5 km en total sin cruzarnos con nadie. Con ese nombre era lógico esperar una roca blanca (suposiciones de Yoli) pero nada más lejos de la realidad, eran vistas de la costa, montaña, Cairns y pueblecitos. De esa casi salimos ilesas, todo fue bien, a excepción de dos sanguijuelas en los tobillos de las cuales me deshice rápido y no dieron castigo ninguno durante todo el viaje. La segunda noche la pasamos en el parking de las Crystal Cascades, se nos hizo de noche pero aun así pudimos hacer la ruta a oscuras y escuchar como suena una selva de noche.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Australia, Queensland, Cairns, Ciudad, Gran Barrera de Coral, Naturaleza, Autocaravana, Con amigos, Oceanía

Comentarios