Los 10 mandamientos del Flashpacker

11-06-2017

 
Los 10 mandamientos del Flashpacker
 

Amarás a tu mochila sobre todas las cosas. No olvides de donde vienes, hasta ahora ha sido una extensión de tu cuerpo, tu mejor aliada, tu compañera más fiel. No la abandones, ella nunca lo haría.

Disfruta pero no derroches. El término flashpacker proviene de la combinación entre flashy (ostentoso, lujoso, llamativo) y backpacker, pero el dinero no crece en los árboles. Sigue marcándote tu presupuesto antes de salir, ya tendrás tiempo de saltártelo (o no).

Exprime tu tiempo al máximo. Tus vacaciones ya no duran tres meses, a veces tendrás que coger atajos.

Llega rápido o barato. Recuerda, generalmente tienes menos tiempo, un mayor desembolso inicial bien vale 24 horas más en tu destino, sin olvidar el sentido común. En caso contrario ¡aprovecha las escalas y visita una nueva ciudad!

Duerme en literas y en King size. Haz uso de la balanza confort/precio, si lo haces bien, los últimos días quizás puedas darte un homenaje, ¿a quién no le gusta un desayuno en la piscina?

Desplázate inteligentemente. Por mar, tierra o aire, que los trayectos largos te aporten algo: un paisaje exclusivo, una escala única, una compañía agradable… No lo olvides, ya no tienes tanto tiempo.

Come hasta cansarte. No dejes de probar un solo puesto callejero de comida, las culturas entran por la boca. Vuelve a tener, literalmente, mariposas en el estómago (o grillos). Si te cansas, hay pizza en los 5 continentes.

 Vívelo todo. Ninguna experiencia es prescindible si así lo deseas, ya recortarás en otra cosa. Es el propósito principal de tu viaje ¡hazlo!, los mejores recuerdos están fuera de las tiendas de souvenirs.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Consejos para viajar

Comentarios