Malá Strana, la Ciudad Pequeña

03-10-2016

 
Malá Strana, la Ciudad Pequeña
 

El río Moldava divide en dos la ciudad de las cien torres, a un lado, la Ciudad Vieja y al otro, el barrio de Malá Strana, la Praga barroca por excelencia y el colosal castillo, considerado una de las mayores fortalezas del mundo. La Malá Strana invita a deambular sin rumbo fijo entre empinadas calles, antiguos edificios y grandes palacios.

Desde el Puente de Carlos IV, continuando de nuevo el itinerario del antiguo Camino Real que nos conduce al castillo, traspasaremos la bella torre construida en el siglo XV y nos adentraremos por la animada calle Mostecká en dirección al barrio de la Malá Strana.

Dicen que la población checa prefería vivir al otro lado del río y que en esta zona se establecieron numerosos artesanos de origen germano. Como sucedió en otras zonas de Praga, Malá Strana sufrió incendios devastadores que la destruyeron completamente: el primero, durante las guerras husitas, en el siglo XV, y el segundo en el gran incendio de Praga, en el siglo XVI. La Segunda Guerra Mundial, afortunadamente pasó por alto esta parte de la ciudad. Así que lo que podemos apreciar hoy es fruto de la reconstrucción de los siglos XVII y XVIII.

La iglesia de San Nicolás quizás sea lo más destacado de Malá Strana. Obra cumbre del barroco en Praga, alberga un órgano del mismo estilo que fue utilizado por Mozart durante su estancia en la ciudad. Además los frescos de la bóveda de este templo narran la vida de San Nicolás y cubren cerca de mil quinientos metros cuadrados, están considerados entre los mayores de toda Europa.

Desde la Plaza de la Malá Strana, la subida al castillo por la empinada calle Nerudova o por las empinadas escaleras paralelas a esta calle quizás sea un poco dura porque hay un desnivel bastante considerable. Aunque cuando se llega a la parte alta junto a la entrada del castillo se obtienen unas vistas impresionantes de toda la ciudad y el esfuerzo habrá valido la pena.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Europa, República Checa, Praga, Ciudad, Escapadas

Comentarios