Qué ver en Graz en Navidad

14-12-2017

 
Qué ver en Graz en Navidad
 

Diciembre es el mes de los mercadillos navideños y las escapadas a ciudades europeas para disfrutar de su ambiente son cada vez más populares. Mirando en las redes sociales he visto que están muy de moda Alemania y Alsacia.  Yo, para variar, os animo a añadir una más con “A”: Austria. Y es que Austria tiene una fuerte tradición en cuestión de mercadillos. Cada ciudad y cada pueblo tiene, al menos, uno. Desde el primer día de adviento hasta el 24 de diciembre es posible disfrutar de puestos de artesanía, bebidas calientes y comida potente para el frío. Si bien Viena y Salzburgo están el top de visitantes nosotros nos hemos animado a repetir visitando, por segunda vez, Graz. En esta entrada os contaré nuestra experiencia, qué ver, hacer y en el mercadillo de Graz.

Graz, en el sur de Austria, es la capital de Estiria, una región conocida por su aceite de calabaza y sus manzanas. Es la segunda ciudad más grande de Austria y con una univesidad muy importante. Llegar a Graz desde España no es fácil. Sólo hay vuelos directos desde Tenerife y Palma de Mallorca. La mejor forma de llegar hasta ahí es volando a Viena y después tomar un tren  o un autobús. Se tardan unas 2,30 horas y el precio oscila entre los 9€ y los 39€ (dependiendo de la antelación con que compréis los billetes).

¿Cuánto tiempo necesitáis para visitar la ciudad? Aquí, como siempre, depende mucho de vuestro ritmo y vuestros intereses. El centro de Graz no es muy grande pero en Navidad tiene 14 mercadillos. Están muy cerca los unos de los otros pero no dejan de ser 14. El castillo es una visita obligada y perderse por sus calles también merece la pena. Por tanto, os recomiendo que estéis, al menos dos días. Tened en cuenta que hace mucho frío, que puede que nieve y que tendréis que hacer más de una parada para reponer fuerzas y entrar en calor. Sí, beber vino caliente ayuda un poco pero, os lo digo por experiencia, yo hay nada como hacer una pausa en un local y tomar una buena sopa y un café fuerte.

La primera vez que fuimos a Graz nuestra hija mayor era apenas un bebé. Recuerdo que nos hizo muchísimo frío y llovío la mayor parte del tiempo. Aún así nos gustó tanto que dijimos que teníamos que volver. Desde entonces lo hemos ido dejando pero de este año ya no podía pasar.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Europa, Austria, Estiria, Graz, Ciudad, Puente de Diciembre, Con amigos, Coche

Comentarios