Qué ver en Piran (Eslovenia)

20-11-2018

 
Qué ver en Piran (Eslovenia)
 

Continuando con la serie de artículos sobre la maravillosa Eslovenia, y después del post sobre su capital, Liubliana, ese pequeño tesoro de la vieja Europa, ahora toca el turno de otra de las grandes sorpresas del viaje por este increíble país repleto de lugares con encanto y aún por descubrir. En este caso nos vamos a la costa del país a conocer la pequeña y embrujadora ciudad de Piran.

Es curioso, porque si pensamos en el bello Mar Adriático, en esas costas idílicas, ese mar de aguas transparentes y esos pueblos de cuento, siempre nos vienen a la cabeza Italia y Croacia, pero no hay que olvidar que Eslovenia también tiene una pequeña zona de costa, de poco más de 40 kilómetros, pero que alberga auténticos tesoros.

Eslovenia es pura naturaleza, paisajes verdes y poblaciones tranquilas y encantadoras. Aún lejos del turismo de masas, se encuentran rincones donde es posible disfrutar casi en exclusividad de esos parajes. En este pequeño pueblo, también llamado Pirano en italiano, la lengua que aún conservan en esta zona, es una bonita localidad de estilo gótico veneciano y con claras influencias italianas. Es uno de los destinos que se está poniendo de moda y eso se nota porque suele haber bastante gente de visita.

Piran es, en mi opinión uno de los pueblos más bonitos que he visitado en años, pequeño, cautivador, con aires antiguos y ritmo pausado, y con un encanto difícil de describir con palabras o fotografías, de verdad tenéis que vivirlo. Es una maraña de callejuelas peatonales y estrechas, que trepan desde la costa del Adriático hasta la colina que protege el pueblo. Su tamaño es pequeño y se recorre en un día de sobra, pero no es mal lugar para quedarse alguna noche y visitar el resto de pueblos de la costa Eslovena.

¿Qué visitar en Piran?

Piran posee una historia tremenda, ya que ha pertenecido al imperio romano, al bizantino, a los franceses, a los austriacos y después de la II Guerra Mundial a Italia, de la que mas influencias tiene.

El centro del pueblo es la famosa Plaza Tartini, que debe su nombre al compositor y músico italiano Guiseppe Tartini. Es el corazón de Piran, una gran plaza ovalada con suelo de mármol y edificios de tonos claros, absolutamente bella y hasta donde casi llega una lengua de mar que entra desde el puerto, lo que conforma una postal idílica, con las embarcaciones casi encima de la plaza y detrás, la colina que protege el pueblo. Pura magia, hermosura y elegancia.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Eslovenia, Mar Adriático, Piran, Ciudad, Escapadas, Europa

Comentarios