Qué ver y hacer en las Cataratas del Niágara

14-04-2019

 
Qué ver y hacer en las Cataratas del Niágara
 

Las Cataratas del Niágara forman parte de la frontera natural entre Estados Unidos y Canadá. Son uno de los principales reclamos turísticos de ambos países y cada año llegan hasta aquí millones de turistas, desde el estado de Nueva York en Estados Unidos y desde la Provincia de Ontario en Canadá.

Aunque en principio parecen sólo 2, el conjunto está formado por 3 cataratas: Horseshoe Falls (en el lado canadiense) y American Falls y Bridal Veil Falls (en el lado estadounidense). Estas 3 cascadas conectan dos de los Grandes Lagos, el Lago Eire y el Lago Ontario, y son las cataratas más caudalosas de América del Norte. Aunque no son muy altas (apenas 54 metros de altura), impresionan por su amplitud y por el caudal de agua que llevan. Además de las cataratas, el conjunto se completa con Goat Island (en el lado estadounidense), una isla que separa ambos países.

Antes de visitar las Cataratas del Niágara debéis saber que si esperáis un paraje natural os vais a llevar una gran decepción. El pueblo canadiense de Niagara Falls, en la orilla canadiense, es una mezcla entre un parque de atracciones y un Las Vegas versión canadiense: casinos, hoteles, restaurantes y tiendas de souvenirs invaden sus calles. La orilla americana ha preservado mucho mejor el paraje natural, aunque Niagara Falls (si, tienen el mismo nombre) es el típico pueblo americano con moteles de carretera, restaurantes, etc., e incluso un gran casino.

Si buscáis las mejores vistas, éstas se encuentran desde el lado canadiense, ya que son muchísimo mejores que desde el americano. Aún así, mi recomendación es que, independientemente del país desde el que lleguéis, crucéis al otro lado, ya que merece la pena verlas desde ambos países.

La mejor época del año para visitar las cataratas del Niágara es de mayo a octubre, pero también es la época más masificada. Durante el invierno, las posibilidades de que las cataratas se congelen son muy altas y además, se reducen mucho las actividades turísticas en esta zona. Aún así, yo las visité a principios del mes de abril y, aunque la temperatura era aún algo fría, nos hizo mucho sol y, gracias al buen tiempo, abrieron con antelación actividades como los barcos o la tirolina.

 


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Nueva York, Canadá, Ontario, Cataratas del Niágara, Naturaleza, América, Estados Unidos

Comentarios