Rumbo a Edimburgo

11-05-2018

 
Rumbo a Edimburgo
 

Bien temprano, arrancaba un viaje, que nos marcaría para siempre.

Empieza el viaje

Nuestra escapada a Edimburgo, comenzaba bien temprano, concretamente, poníamos rumbo a Barajas, a las 5 de la mañana.

Después de algo más de cinco horas de coche, desde La Coruña, llegamos a Madrid.

Como íbamos en coche, tocó buscar aparcamiento. Nosotros, elegimos el aparcamiento privado de AENA, porque fue, el que nos pareció, más razonable calidad / precio. Además, va incluido el servicio de traslado desde el coche a la terminal. El traslado, se hace en bus. Destacar que tienes paradas en cada esquina del parking, y que su frecuencia es continua.

Una vez en la terminal, y después de haber facturado, tocó la hora de la comida. Como es habitual en nuestros viajes, ¡sacamos el bocata!

Para el vuelo, elegimos la compañia EasyJet.

Era la primera vez que volábamos con dicha compañía, y no nos disgustó. Comparado con otras compañías low-cost, nos dejó, buen sabor de boca. Si hay algo que criticar del vuelo, o que es mejorable, es el espacio de los asientos, como siempre en este tipo de compañías, el espacio, entre tu asiento y el delantero es bastante reducido.

Llegamos a Edimburgo 

A las 19:00 hora británica, aterrizamos en la capital de Escocia, que como era de esperar, nos recibía, con una tarde-noche lluviosa.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Europa, Reino Unido, Escocia, Edimburgo, Ciudad, Escapadas, Autobús

Comentarios