Ruta de los Duendes: sentirse pájaro

11-11-2016

 
Ruta de los Duendes: sentirse pájaro
 

Para realizar esta ruta circular de 8 km hay que llegar a Herrera de Valdivielso, o de Caderechas. Desde Burgos se va pasando primero por Salas de Bureba  desde nos adentramos  en el Valle de Caderechas.

La Ruta de los Duendes

En el pueblo hay un pequeño aparcamiento enfrente del cartel donde se indica la ruta, la cual está perfectamente señalizada en todos sus tramos, desde el pueblo hasta los diversos senderos, por medio de flechas, piedras pintadas, lazos en los árboles y arbustos y estacas en la tierra. No hay pérdida posible y la dificultad es escasa, muy fácil y, sobretodo, agradable.

Durante la subida se camina entre pinares por la ladera sur con una pendiente suave. El valle queda a nuestros pies cuando se empiezan a encontrar un sin fin de sorpresas  que nos entretienen: setas, corazones, búhos, … Son el anuncio de que nos acercamos al bosque de los duendes, un monte donde la magia vive en los tejidos caprichosos que envuelven los troncos de los árboles, un lugar que invita a quedarse, a querer a la naturaleza, donde la imaginación se ha quedado a vivir.

Desde allí se sube hasta la cima. Se divisa el Valle de Valdivielso con una perspectiva nueva, lejos de las carreteras transitadas desde las que estamos tan acostumbrados a verlo. De repente pisamos una ladera húmeda y sentimos el frescor que emana de la vegetación. Si el día es claro se puede contemplar cómo se sucede sierra tras sierra. Estamos en la cumbre cuando volvemos a dar la espalda a Valdivielso y a empezar a descender otra vez hacia Herrera.

Descendemos por la pendiente que utilizaban los ganados antiguamente y que es mucho más fuerte que la de subida hasta encontrarnos con el pueblo, sus cerezos y sus manzanos.

Este itinerario era el que seguían en el pasado los habitantes de Herrera para ir a Valdivielso. Bueno, creemos que mejor os lo cuente el promotor y alma de la misma, Asier Irigoyen, al cual no conocemos en persona; pero como alguien del pueblo nos habló de él, nos pusimos en contacto y enseguida entramos en conversación, porque el caminar une. Nos contó:

“Antes que nada permitidme que me presente , me llamo Asier, soy y vivo en Vitoria pero siendo mi padre de Herrera y teniendo fincas que atender, hemos estado allí desde bien pequeñitos, criándonos por las calles y los entornos del pueblo.

Os voy a explicar a grandes rasgos el por qué me animé con la idea de hacer LA RUTA DE LOS DUENDES.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Europa, España, Castilla-León, Burgos, Valle de las Caderechas, Montaña, Naturaleza, Bicicleta

Comentarios