Sahún y Chía | Dos localidades con encanto (Huesca)

01-03-2018

 
Sahún y Chía | Dos localidades con encanto (Huesca)
 

Después de los paisajes increíbles de Llanos el Hospital nosotros, pobres viajeros, queremos más y más de esas maravillosas vistas que nos brindan los Pirineos.  Así, sin un plan fijo de antemano, ponemos rumbo a Sahún y Chía, dos localidades con encanto y con unas vistas de infarto.

Tenemos ganas de montaña, tenemos ganas de paisajes increíbles, tenemos ganas de maravillas naturales… y acabamos de visitar uno de los sitios más impresionantes del Valle de Benasque. ¿Vamos a encontrar ahora algo que pueda sorprendernos después de Llanos del Hospital?

Sobre las 4 de la tarde tenemos planeado llegar a Rueda de Isabena, así que tenemos aún un par de horas para disfrutar de algunos de los lugares del Valle de Benasque que aparecen como interesantes en las guías de viajes.

El primero de ellos es la localidad de Sahún¸ municipio al que pertenecen los pueblos de Eriste y Eresué. El primero de estos dos ya lo conocemos por haber pernoctado en él dos días antes – podéis leerlo aquí – y el segundo no llegaremos a conocerlo, pero sí el mayor de todos ellos que es Sahún.

En realidad no teníamos pensado pararnos  aquí, pero como disponemos de tiempo no queremos dejar pasar la oportunidad de visitar un pueblo bonito del Pirineo, y eso es lo que hacemos. Así, tras meternos en el pueblo aparcamos en una zona habilitada para ello, fuera del casco urbano. Escuchamos el murmullo del agua y ascendemos unos pocos metros hasta encontrarnos con una estampa preciosa:

En ese momento vemos un poste con un cartel que señala un sendero, a nuestra derecha: Camino de Guayente. ¿Qué es eso de Guayente?  Nos preguntamos. En esos instantes me viene a la mente una construcción que un poco antes había visto en un corte en la montaña, alzándose casi en el límite del espacio disponible. ¿Será eso Guayante? Bueno, qué más da… vayamos igual.

El sendero parece no tener demasiada dificultad; discurre entre un bello paisaje pintado por los colores ocres de ese otoño que está a punto de morir. Alguna caseta acompaña el camino que tiene una longitud de 1 km y poca elevación; se trata de un paseo muy agradable que termina en un recinto que es Santuario y Escuela de Hostelería.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Europa, España, Aragón, Huesca, Ribagorza, Pirineos, Sahún, Chía, Montaña, Naturaleza, Coche, Escapadas

Comentarios