Tánger, primer contacto con Marruecos

17-08-2017

 
Tánger, primer contacto con Marruecos
 

Esta ciudad en el extremo norte me sirve de entrada a Marruecos, un país por descubrir del que me enamoré hace años durante una escapada a Fez, y al que prometí volver y recorrerlo en profundidad.

El segundo centro económico de Marruecos (después de Casablanca) me recibe con su casi un millón de habitantes, su desorden y su actividad diversa: textil, química, mecánica, metalúrgica, automovilística y naval.

En el aeropuerto de Tánger no hay servicio de autobuses, de manera que la única forma de salir de allí es en taxi. Estos tienen unas tarifas fijadas en función del horario. Podrás verlas en diversos carteles donde especifican precios según el hotel al que te lleven. Un negocio.

En mi caso, un golpe de suerte hace que durante mi estancia me aloje en un hotel modesto pero de inmejorable localización, lo cual me facilita enormemente mis movimientos. Mohamed, recepcionista y ya amigo, se pone en contacto conmigo y se ocupa de enviarme un taxi a mi llegada, a un precio económico (15€-150dh) que me lleva a mi hotel. Duermo en mitad de la Medina, con todo el caos que caracteriza al zoco pero en una plaza (Petit socco) con un encanto que me enamora desde un primer momento.

En mi visita a Tánger y en general durante mis viajes, me encanta perderme. Descubrir así la esencia de las ciudades y sus rincones más ocultos se ha convertido en una prioridad, manía o costumbre. Pero por supuesto, leer e investigar sobre los puntos imperdibles de los destinos y conocerlos, no puede faltar. De manera que si vas a Tánger mis recomendaciones, siempre desde mi experiencia y gustos personales, son:

1. Piérdete por su Medina

La Medina de Tánger… te sorprenderá por sus callejuelas, puertas y paredes de colores, alfombras, lámparas y artículos de decoración que rodean todo.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

África, Marruecos, Tánger, Ciudad, Mar, Coche, Escapadas

Comentarios