Tel Aviv: El paraíso vegano

16-01-2019

Mochila vegana
 (4/5)
 
Tel Aviv: El paraíso vegano
 

Israel fue un destino que se filtró en el viaje. Cuando comenzamos a organizar los lugares a visitar, Egipto siempre estuvo presente junto con Petra. Sin embargo Israel se fue convirtiendo de a poco en una posibilidad. Nos atraía todo lo bueno y todo lo malo que leíamos, escuchábamos y considerábamos y que siempre es mejor comprobar por uno mismo. Como todo viajero, si un destino pide pista… Allá vamos!!!

Y como sabíamos que no es un destino fácil, comenzamos a investigar y mucho. Nos costó encontrar información actualizada debido a todo lo que las noticias nos acercaban. Y aun cuando nos encontramos con eso, nos provocó más ganas de conocerlo. Así que eso fue lo que hicimos con Israel. Queríamos comprobar por nosotros mismos todo lo que se decía y todo lo que no. Así que acá intentaremos escribir desde nuestra experiencia, dónde estuvimos, qué vimos y cómo llegamos. Nuestro recorrido incluyó Tel Aviv, Jerusalem y Eilat. 

TEL AVIV

Llegamos de madrugada al aeropuerto INTERNACIONAL BEN GURION y contra todas las lecturas y comentarios, nuestro arribo fue de lo más expeditivo. Entregamos el pasaporte en migraciones, y luego de un breve intercambio de miradas, el Señor nos regreso el pasaporte nuevamente, con un papel más pequeño que una tarjeta de crédito que servía de Visa. Esto es importante aclararlo porque leímos mucho al respecto y la realidad es esta: no se sella pasaporte ni de entrada ni de salida, en ambos caso se entrega ese papel. Resuelto este tema salimos del control y nos dispusimos a buscar como llegar al hostel.

Por el horario, el transporte público no era una opción ya que habíamos leído que no funcionaba hasta las 5 de la mañana. Salimos a la vereda y buscamos un puesto de taxi oficial. Te acercas a la chica que atiende y le decís donde vas, ella lo registra en una pantalla, imprime el destino y te dice el valor del viaje, muy sencillo.

Cuando llegamos al hostel (no lo vamos a nombrar porque no lo recomendamos, quizás está orientado a un público joven), la primer impresión de la zona no fue la mejor, parecía un lugar abandonado. Una vez dentro, cruzamos un patio que tenía una especie de bar donde sonaba música, había cosas tiradas, estaba sucio. Cabe mencionar que no era un lugar barato. Esperábamos encontrar por ese precio algo mucho mejor, pero bueno Israel es caro, recomendamos probar si no, Airbnb o Couchsurfing. Pulgar abajo para nuestro alojamiento. Puntos a favor (no todas son pálidas), que llegábamos caminando casi a todos lados y con estas condiciones, salíamos muy temprano a recorrer la ciudad. Así lo hicimos la primera mañana que amanecimos ahí.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Israel, Mar Mediterráneo, Gush Dan, Tel Aviv, Ciudad, Asia

Comentarios