Tesoros de Japón: Qué visitar en Nikko, sus templos y parques naturales

15-09-2018

 
Tesoros de Japón: Qué visitar en Nikko, sus templos y parques naturales
 

En el post de hoy viajamos hasta Asia para conocer una de las consideradas como ciudades más bellas de Japón: Nikko. Situada en la prefectura de Tochigi, a unos 150 km al norte de Tokio, es una mezcla perfecta entre la cultura japonesa más tradicional y su naturaleza.

Nikko es también uno de los principales lugares de peregrinación de Japón, ya que en su parque natural se encuentran situados algunos de los templos más antiguos e importantes del país. Su estación JR, construída a finales del Siglo XIX - principios del XX, da la bienvenida al viajero entre sus paredes de madera. En algunas ocasiones, la oficina del jefe de estación se encuentra abierta al viajero mostrando su aspecto original, con el mobiliario usado por el emperador del periodo Taisho cuando visitaba la Villa Imperial en Tamozawa.

Para conocer todos sus atractivos, seguiremos las dos rutas que recomiendan desde el centro de información: el camino Kanman y el camino Takino'o, de unos 5 km de duración cada uno. Es importante tener en cuenta que, a lo largo de la mayoría del recorrido, nos encontramos en lugares sagrados, por lo que deberemos mantener la compostura y el respeto en todo momento.

En ambos recorridos mencionaremos únicamente aquellas cosas que consideramos más importantes, por lo que os recomendamos haceros con una guía del camino si no queréis perderos nada. En la página web de Nikko encontraréis algunos folletos para descargar en los que consultar un mapa con las rutas.

Puente Shinkyo

Empezamos con el recorrido Takino'o, que se inicia en el puente sagrado Shinkyo, perteneciente al Santuario de Futurasan. Este precioso puente, de madera lacada en color rojo y 28 metros de largo, marca la entrada a las montañas sagradas. A principios del Siglo XX el puente original de 1636 fue destruído por una inundación, por lo que el actual data de 1907.

Desde la construcción del original y hasta el año 1973, permaneció reservado para generales y mensajeros de la corte imperial, lo que nos da una idea de la importancia espiritual que tiene. En verano, el color rojo intenso del puente contrasta con el verde del entorno en el que se sitúa, mientras que en otoño crea un efecto totalmente diferente al combinarse con las distintas tonalidades que adquieren las hojas de los árboles. Dos imágenes totalmente diferentes pero igualmente bellas.

 


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Japón, región de Kanto, prefectura de Tochigi, Nikko, Ciudad, Naturaleza, Tren, Asia

Comentarios