Urueña (Valladolid), la Villa del libro

06-06-2018

 
Urueña (Valladolid), la Villa del libro
 

Urueña es uno de los pueblos más bonitos de España, y se lo conoce también como la Villa del Libro. Este pequeño pueblo amurallado – porque sí, también tiene muralla – se encuentra en la provincia de Valladolid y es visita obligatoria en cualquier viaje a la Tierra de Campos.

Los días largos del verano son magníficos para viajar, y más si una de las cosas que más te gusta hacer es visitar pueblos bonitos, que ni cierran ni abren, y tampoco tienen horarios. Es por ello que, aprovechando que los días se extienden hasta horas que serían nocturnas en otra época del año, decidimos habiendo visitado ya Toro – en Zamora – dirigirnos hasta un lugar que teníamos marcado en pendientes desde hacía mucho tiempo.

Como ya sabréis, lo nuestro es visitar pueblos con encanto, y no solo por el hecho que sean lugares bonitos, sino también por tener una especie de reconocimiento a aquéllos que todavía sobreviven – porque sí, vivir en un pueblo es sobrevivir – en lugares que nadie tiene en cuenta. Somos de pueblo y sabemos lo difícil que es vivir allí; la despoblación no es tema menor, y debería abordarse con urgencia, pero en los pueblos viven pocos y si no hay buen número, no hay fuerza. Sin ir más lejos, en el pueblo del que nos ocupamos hoy viven poco más de 200 personas, y no vimos por la calle a ninguna cuando lo visitamos. Puede que Urueña se llene de gente en momentos puntuales del año, pero el resto de tiempo nos parece que debe estar bien solitario.

Urueña se encuentra en la comarca vallisoletana de Tierra de Campos. Es uno de Los pueblos más bonitos de España y también es reconocida como Villa del Libro. Su reducido tamaño no exime al pueblo de gozar de un rico patrimonio – murallas, castillo o ermita románica -, y por ello fue declarado Conjunto Histórico-Artístico en el año 1975.

A Urueña, como ya os hemos dicho, llegamos desde Toro. Transitar por los campos llanos de Valladolid es toda una experiencia: carreteras rectas y infinitas atravesando campos labrados que en verano están teñidos de un ocre profundo. Son pocas las poblaciones que nos encontramos a nuestro paso, y es especial toparte con Urueña cuando, además de toparte de nuevo con la civilización ésta aparece en lo alto de un cerro y rodeada de murallas.

 


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Europa, España, Castilla-León, Valladolid, Tierra de Campos, Urueña, Coche, Escapadas

Comentarios