Viaje a Atenas, fusión de arte e historia

17-03-2018

 
Viaje a Atenas, fusión de arte e historia
 

El típico viaje a Atenas con el que todos hemos soñado alguna vez y ahí estábamos a punto de embarcar rumbo a Grecia. 

Nada más llegar al aeropuerto es fácil seguir las indicaciones para ir al centro de la ciudad, tan solo hay que salir del aeropuerto y justo enfrente hay una estación de tren que está muy bien conectada, el ticket de ida y vuelta un poco caro 10 euros eso sí, pero en unos 40 minutos te plantas en la plaza Monastiraki en pleno centro de Atenas.

Al salir del tren la primera impresión que nos dio fue un poco terrible, calles rotas llenas de boquetes, grafitis y pintadas por todas partes, bastante sucio y feo, pero bueno tan solo fue la primerísima impresión, después de deshacer las maletas, dejar el hotel y meternos a callejear descubrimos una ciudad vibrante llena de arte, música, puestitos callejeros, cafeterías con terracitas encantadoras y lo que más nos impactó de todo, sus gentes, los atenienses son gente muy muy amable, siempre dispuestos a recibirte con una sonrisa franca.

¡Y qué decir de la gastronomía griega, para los amantes de los quesos como nosotros es un lugar estupendo! Feta, tzatziki, halloumi…

Acrópolis de Atenas

Después de recorrer las callejuelas de placa y monastiraki, una visita obligada en Atenas es su magnífico Acrópolis, es un paseo bien agradable hasta la entrada, y el precio está bien ni caro ni barato, lo justo diríamos 20 euros.

Una vez dentro de la Acrópolis se puede pasear por libre o bien contratar un guía, con la entrada te da un audio guía para que lo puedas realizar por tu cuenta y esta fue nuestra opción. Es un sitio muy popular por lo que si puedes ir a primerísima hora de la mañana mejor ya que a partir de las 11h se llena y es más difícil explorarlo con tranquilidad y sacar buenas fotos es una tarea casi imposible.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Europa, Grecia, Atenas, Ciudad, Fin de semana

Comentarios