Visitar el Coliseo y la Capilla Sixtina: Imprescindibles en Roma

29-03-2018

 
Visitar el Coliseo y la Capilla Sixtina: Imprescindibles en Roma
 

El viajero que va a Roma sueña con visitar el Coliseo y la Capilla Sixtina. Son sin duda las dos grandes visitas imprescindibles en la Ciudad Eterna. Lugares cargados de arte e historia por los cuatro costados y emblemas de la civilización occidental.

Hoy hago un pequeño homenaje a estos dos lugares únicos y te cuento lo que puedes esperar si los visitas. 

Visitar el Coliseo

Lo primero de todo es madrugar. Parece mentira pero vayas la época del año que vayas a Roma, siempre encontrarás grandes colas para visitar la obra magna del Imperio Romano.

Fue mandado construir en el 72 d.C. por Vespasiano, en lo que fueron los terrenos de la Domus Aurea de Nerón. Quedó inaugurado poco tiempo después, en el año 79 d.C. y también se le denomina Anfiteatro Flavio por el nombre de la dinastía que lo mandó edificar. La enorme mole del Coliseo se ha convertido en emblema de Roma e impresiona por sus grandes medidas aún a día de hoy. En él cabían más de 55.000 personas y tenía más de 80 entradas para facilitar un acceso organizado.  

Poco a poco su uso fue decayendo y en la Edad Media se convirtió en fortaleza. Durante el Renacimiento, siguiendo los usos habituales de reutilización de materiales, parte de su piedra se utilizó en la construcción de puentes o de la basílica de San Pedro.

Los muros exteriores estaban realizados en mármol travertino y se compone de una serie de 80 arcos  en tres pisos, cada uno de ellos con un orden diferente en las columnas adosadas que los separan.

En el piso superior se colocaban unos postes que servían para sujetar el llamado "velarium", una gran carpa que protegía a los espectadores del sol romano. Tras atarlo a dichos postes, se reforzaba mediante unas cuerdas que iban hasta unos pivotes que rodean todo el edificio.

La organización del público era precisa mediante las entradas numeradas que había en cada arco, además por las galerías internas pasaban a sus asientos en menos de 10 minutos desde que llegaban al Coliseo.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

Europa, Italia, Lacio, Roma, Ciudad del Vaticano, Ciudad, Escapadas

Comentarios