Vuelta a Sao Vicente. Mindelo y Calhau (Cabo Verde)

11-12-2017

 
Vuelta a Sao Vicente. Mindelo y Calhau (Cabo Verde)
 

Llegamos al Moreno´s en Mindelo bastante pronto. Allí nos estaba esperando Elsa para darnos las llaves y recibirnos con una gran sonrisa. Estábamos contentos de volver a esta isla, ya que nos quedaban sitios por descubrir y Mindelo es una ciudad que nos cautivó nada más llegar. Tiene algo especial, no se muy bien cómo explicarlo ya que no tiene una arquitectura preciosa, ni rincones mágicos, pero emana un ambiente que llena y que nos hizo sentir muy cómodos.

El plan del día era irnos de excursión a Calhau, al otro lado de la isla, que teniendo en cuenta que es bastante pequeña no iba a suponer una super excursión. Es una zona de pescadores a la falda de un volcán y con playa de arena blanca incluida. No hay mucho más, un paisaje realmente chulo, desértico y lunar, el océano y un solo restaurante donde poder abastecerte.

Cogimos un aluguer en la plaza Estrela, que es donde paran todos y no tardó demasiado en llenarse. Ya plenamente acostumbrados a este medio de transporte, nos lo tomamos con mucha calma y hasta Éric ha aprendido que aquí hay que tener paciencia.

A lo largo de los 20kms del recorrido los lugareños se fueron bajando en pequeñas aldeas y al final solo quedábamos cuatro guiris empeñados en descubrir otro rincón de Cabo Verde.

Como llegamos al medio día, decidimos que lo mejor era empezar por la comida. Como he mencionado solo hay un restaurante, el Hamburg, así que no hay mucha pérdida. Comimos bastante bien y en seguida Éric que a estas alturas del viaje no andaba muy fino de la barriga, se quedó dormido. Así que ahí nos tenéis, a plena solana (ya he mencionado que es bastante desértico) tuvimos que improvisar un lugar para que el peque durmiera. A lo superviviente, con un pareo, dos palos que encontramos, piedras y alguna cuerda, conseguimos hacer un toldo para protegerle del sol y que durmiera. Nosotros todo emocionados y al tumbarle no tardó ni medio minuto en abrir los ojos...¡era para vernos!

El caso es que emprendimos nuestra aventura en busca de animales entre las rocas, donde descubrimos unas babosas bastante rarillas y estuvimos jugando un buen rato en el agua. Ya nos tocaba un momento así.


Encontrarás este artículo de viajes y otros en:

África, Cabo Verde, Océano Atlántico, Isla de Sao Vicente, Mindelo, Ciudad, Ribeira de Calhau, Naturaleza, Coche, Con niños

Comentarios